Marc, su vida y sus palabras, a raíz del cáncer que le diagnosticaron, han inspirado la creación de este blog. Este es un espacio para compartir testimonios, lecturas, reflexiones y comentarios entorno a la vida y la muerte, la esperanza, la enfermedad, los duelos, las oportunidades… que puedan servir de consuelo, aliento y estímulo.
Header

Frustración

abril 22nd, 2014 | Posted by adminblog in Uncategorized

Aprovechando que era domingo, día de resurrección, la hermana Brigitte, dice que quiere hablar conmigo.

El despacho en el que estamos está a oscuras. Lleva varios días a oscuras. Los cortes de luz son frecuentes.

Escucho. Sin prisas. Dejando que salga todo lo que lleva dentro. Poco a poco, en cuenta gotas.

Todo el dolor, la angustia, el malestar.

– “Esto no tiene sentido. No es lo que me imaginaba. Tengo como un muro en el pecho.

– Siento frustración. Y no solo porque no me pueda comunicar con los desplazados. No sé si es esto lo que Dios quiere”.

– “Un sentimiento que fue creciendo a lo largo de este tiempo y que se presenta con más fuerza después de una reunión con los padres de familia, y algunos profesores, para ver si podían hacer entrar en razón a los profesores para ver si podían reanudar las clases .Llevan meses sin cobrar. Viviendo la inseguridad. Con el riesgo de recibir las balas perdidas, o el lanzamiento de una granada”.

– “Recuerdo las primeras cosas que me dijiste cuando llegué aquí, pero no entendía lo que me decías. Tendrás que aprender a vivir la frustración. La frustración a diario. Por unas cosas o por otras”.

– Ahora entiendo lo que me decías. Estoy aprendiendo a vivir en el presente…., y quizás la tentación en este momento sea aferrarme al ideal concebido en el pasado… o querer plantearme un nuevo futuro donde la frustración no tenga lugar… He aprendido a vivir en el presente. A quedarme en la frustración. Sin irme hacia el pasado ni planeando el futuro. Pero la verdad es que no le encuentro ningún sentido el estar aquí”.

Al cabo de un rato respondí. Sí, Brigitte, tienes razón. Estar aquí no tiene ningún sentido. Los profesores no son profesores. Tampoco lo quieren ser. Aprender tampoco. Interés por los alumnos nulo. Lo único que buscan es el dinero. Todo a base de mentiras. Engaños. El proyecto que tienes tampoco está bien concebido. Así que es normal que sientas lo que tienes que sentir frente a la impotencia: frustración. Además la inseguridad en el barrio y en las calles multiplica la tensión y la angustia.

– Si quieres seguir aquí sin amargarte, a lo mejor, lo que Dios quiere es que vivas es la frustración.

– Vivir a fondo la frustración. Sin escaparse.

Hoy, Domingo, día del Señor, precisamente es la fiesta de lo que Dios sabe hacer en y con la frustración.

– El Señor te llama a vivir el sufrimiento para estar más cerca de él.

– Te llama a renunciar a tu imaginación. A lo que imaginabas al venir aquí.

– Te llama a ayudar a gente que no quiere ser ayudada.

– Te llama a ser vendida por treinta monedas.

– Te llama a vivir una situación absurda.

– Te llama a vivir esta realidad y no otra.

– Si aceptas vivir en la frustración. No si te resignas a vivir en la frustración. No. Sino si quieres vivir en ella, y por tanto, decides seguir aquí libremente, el Señor te va a purificar por dentro para que puedas vivir a tope la gratuidad. La fe desnuda. La confianza total en Él.

– Solo así encontrarás el gozo del despojo. Del abandono total.

– ¿Te has fijado en la frustración de Dios? ¿Cuáles eran sus planes al encarnarse? ¿Y en qué queda todo? ¡Sálvate a ti mismo! ¡Baja de la cruz! Y creeremos en ti. Y se burlaban de él.

– Sí, Brigitte, me hablas de permanecer. Es lo que te brota desde lo más profundo de ti. Es algo que notas que aparece con fuerza y con insistencia. Es lo que Él dice: Permanece. Permanece. Permanece. Ahí. Como María. Ahí. Al pie de la cruz.

– ¿Quieres?

Surge la sonrisa. Surge la luz.

P. Jaime Moreno Rexach, sj

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

2 Comentarios

  • Yolanda Gimenez Froiz says:

    “Vivir a fondo la frustración. Sin escapar.” Imposible de entender si no profundizamos en el verbo “resistir” a la ignaciana… ¡Y aún así que difícil resulta! Es necesario haber pasado muchas noches oscuras, mucho dolor y desolación para llegar a aprender que resistir nunca es rendirse, que aceptar nunca es claudicar. Sin embargo, nuestra debilidad y, a la vez, nuestro orgullo nos traiciona a menudo y afrontamos las dificultades como derrotas y no como oportunidades para seguir creciendo. Sentir impotencia y frustración hace daño, ¡mucho daño!! Nos tortura por dentro y nos sacude fuertemente para que nos demos cuenta de que somos limitados, que ni nuestro esfuerzo ni toda nuestra buena voluntad son suficientes para controlar nada; en definitiva, nos remite a la auténtica naturaleza humana que es la fragilidad y vulnerabilidad. Al contrario, cuando aprendemos a resistir es porque confiamos en que nada puede seguir igual y que lo que no está en nuestras manos sí es posible para Él. Confiar en Él, abandonarnos al abrazo del Padre bondadoso y misericordioso; aprender a pronunciar el sí absoluto; sentir que cumplir la voluntad del Padre no es un acto de sumisión, sinó de profundo amor.
    Aceptar: resistir con fortaleza y paciencia confiando en el Amor del Padre que es infinito. ¡Que la Pascua de Jesucristo resucitado de fuerzas a todos aquellos que necesiten resistir!

  • Angel Tomas says:

    Buena parte de la fiesta que tenemos montada persigue hacer invisible la muerte, lo único que sabemos cierto. Frustra una vida que sólo nos deja claro que en algun momento habrá un tránsito a ningun sitio o a no se sabe donde. Para olvidar que nacemos infectados con una enfermedad que se llama muerte se prescriben cuidados paliativos en forma de movimiento, ruido y consumo, que intentan bloquear sentimientos de certeza sobre la despedida. Es patente que esta terapia arroja deleznables resultados.

    Invisibilizar la muerte realimenta mas el vacio y la incertidumbre y es muy costoso para todos. La alternativa es clara, consiste en darle sentido a la vida, considerandola un espacio-tiempo en continua construcción, volcada en el servicio y el amor a los demas.

    ¡Gracias Marc!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *