Marc, su vida y sus palabras, a raíz del cáncer que le diagnosticaron, han inspirado la creación de este blog. Este es un espacio para compartir testimonios, lecturas, reflexiones y comentarios entorno a la vida y la muerte, la esperanza, la enfermedad, los duelos, las oportunidades… que puedan servir de consuelo, aliento y estímulo.
Header

Pronto hará un año

septiembre 15th, 2014 | Posted by adminblog in Uncategorized

Pronto hará un año. Marc cruzó la última puerta. Tener un cómplice allí, tan tenaz y valioso, se nota. Todos cabemos en su sueño ,en la cola que tan tiernamente describió. Sólo cambian los nombres, el señor Antonio es para nosotros el Pep, las orejas del Señor Andrés es el cigarrillo del Emilio, o los dibujos del Mario, y la Niña Júlia es nuestra hija, o una vecina que vive sola, sufre y da…

Ha pasado un año, ¡Cuánto tiempo! Seis meses desde que abrimos este blog en el que, desde la lucha de Marc contra la enfermedad, y, con la colaboración de muchas personas que han pasado por las puertas de la quimio y por otras peores, hemos ido conformando un modesto rincón con la esperanza de ayudar a mitigar el miedo, la soledad y el dolor .

Hemos tenido la suerte de poder vivir de cerca en enfermos el “efecto Marc”, y ha sido precioso sentir que sanaban. Muchas visitas diarias, escritos, colaboraciones, felicitaciones que queremos agradecer y que nos animan a seguir con fuerza enriqueciendo el blog con vuestras aportaciones. Gracias de corazón

Miguel Angel

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Comentarios

  • Francisco Ruiz says:

    “He visto el vídeo de Marc 3 o 4 veces. Cada vez que lo veo recuerdo a Javier, amigo íntimo que murió el 23 de febrero de un linfoma. El también pasó la puerta de la quimio. Dijo basta cuando dejó de tener sentido y, desde entonces, intentó, como pudo, encarar el futuro hacia su inevitable muerte. ¡Qué pena que no hubiera compartido el testimonio de Marc.!
    A los amigos nos dijo que necesitaba tiempo para arreglar sus cosas para cuando él ya no estuviera. Se apartó de nosotros. Le perdimos en vida. No quería ver a nadie, no pudimos acompañarle. Dejamos de hablar de Javier. Se convirtió en un tema tabú. No compartimos su duelo. Él no quiso.
    Casualmente le encontré un día, pero él tenía prisa para ir a ….. y después a … , estaba muy acelerado. Yo asentí con la cabeza y no le volví a ver.
    Hasta después de su funeral no nos dimos cuenta lo que habíamos perdido. Que en nuestro duelo sólo recordaríamos una parte de su vida. Que no pudimos o supimos compartir su dolor, su miedo, su final.”

    Francisco Ruiz



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *